MADRID. TODAVÍA MAS.

 

5241962

Estanque del Retiro vacío.

Siempre me gustó caminar por la ciudad, aunque para desplazarme a ciertos lugares tuviera que coger primero el coche. Y esta urbe es lo que tiene, todo está lejos de todo. Ir al cine en cualquier población, supone contar la distancia en cientos de metros o en un par de kilometros, pero no en Madrid. Aquí, las distancias se miden en paradas de metro o de autobús. Y si se hiciera en kilómetros, los trayectos no bajan de los cinco. Pero eso forma parte de su encanto, creo yo, no se si por discrepar de la habitual calificación de la ciudad de las obras y el tráfico, o por una enérgica defensa del lugar que mas amo de este planeta.

Pero la emoción de caminar por Madrid va mucho mas allá de sus distancias y calificaciones. Lo verdaderamente emocionante de Madrid se esconde en sus rincones secretos, en sus lugares repletos de historia, en sus magníficas leyendas y en la múltiple variedad de los personajes que la recorremos.

Emociona, si, saber que puedes estar caminando entre los que pueden ser los personajes históricos del futuro, el Ortega y Gasset del 2050, la Lina Morgan del teatro que viene, o que aquel friegaplatos del restaurante donde estás comiendo, sea un pintor de élite como le ocurrió en su día a Don Francisco de Goya y Lucientes. Y ustedes dirán, pura imaginación todo. Pués tal vez sea así, pero Madrid es lo que tiene, te invita a desbordar esa imaginación como no lo haría ningún otro lugar.

Y es que en Madrid, no distinguimos el invierno del verano, ambos son duros. Por eso nos vale cualquier estación para recorrerla, para patearla, para desgastarla, porque Madrid está destinado a envejecer, y a seguir teniendo ese espíritu juvenil que la desborda. Por esa razón el Museo del Prado sigue siendo tan bello, el Palacio Real tan majestuoso y sus calles tan vivas durante las 24 horas del día, porque es una ciudad inagotable, porque te agotarás tú mucho antes que la ciudad. De hecho, ella no descansa.

Y con esto os dejo en paz, vuelvo a retomar el blog con muchas ganas, me marcho al Estanque del Retiro, a ver a los descendientes de Margarita, a ver que me cuentan.

«Pues el invierno y el verano,

en Madrid solo son buenos,

desde la cuna a Madrid,

y desde Madrid al Cielo».

Luis Quiñones de Benavente  «Baile del invierno y del verano».

Sed felices 😉

Anuncios

FRANCISCO IBAÑEZ, MAESTRO DEL HUMOR.

Yo siempre los llamé «tebeos» pero hay gente entendida en el tema que prefiere llamarles «cómics». Yo, como no lo soy, me quedo con la primera definición. En cualquier caso, el nombre de Francisco Ibáñez es una auténtica eminencia en el asunto, y para prueba, la exposición que se ha organizado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid desde el 24 de Octubre hasta el 11 de Enero. Hoy he tenido la suerte de visitarla y os la recomiendo por completo.

Haz click para ampliar

Haz clic para ampliar

En la Sala Goya del citado lugar, se encuentra entre otras cosas, una magnífica biografía gráfica del artista, que cuenta con todo lujo de detalles las idas y venidas de Ibáñez durante toda su vida. Desde su nacimiento a sus mayores logros como dibujante, pasando por la primera tira cómica que publicó en un periódico.

Primer número Mortadelo y Filemon. Recopilatorio.

Primer número Mortadelo y Filemon. Recopilatorio.

Podréis disfrutar de las andanzas de sus personajes mas famosos en los primeros números publicados, y de la fantástica progresión de los mismos. Unos personajes que en mi caso, me han hecho rememorar parte de mi infancia, y sobre todo, los innumerables buenos momentos pasando las hojas de aquellos magníficos tebeos, que por otra parte, en alguna ocasión nos han hecho disfrutar a casi todos.
También encontraréis un libro de firmas dirigido al artista, y en el que pude observar todo tipo de dedicatorias incluso con dibujos, donde “chavales” de 30, 40 o 50 años le agradecen el magnífico trabajo realizado y las buenísimas horas que a muchos nos hizo pasar. Otros, por ejemplo, le envían recuerdos de su perro Mortadelo entre los muchos agradecimientos que allí había.

Evolución Mortadelo y Filemón.

Evolución Mortadelo y Filemón.

Os recomiendo visitarla al cien por cien, entraréis de nuevo en contacto con Mortadelo y Filemon, Pepe Gotera y Otilio, Tete Cohete, El Botones Sacarino, Rompetechos y otros muchos personajes a los que dio vida el bueno de Ibañez, siempre para hacernos pasar unos ratos de lo mas entretenidos y por mi parte inolvidables.

El Botones Sacarino.

El Botones Sacarino.

Sed felices 😉

BASADO EN HECHOS REALES (Capítulo I): El camionero sin salida.

Corrían las 08:55 PM de un frío día de Noviembre, en una desangelada calle sin salida para los vehículos, de una localidad madrileña cualquiera. Las madres estresadas corrían de la mano con sus hijos por las aceras perpendiculares a la citada vía, para no llegar tarde a la hora de apertura de los colegios. En el ambiente, se oían las típicas frases que tan acostumbrados estamos a oir a esas horas, —Carlitos, ponte la bufanda que hace mucho frío y te vas a constipar—
Entre tan rutinarios momentos, y en la mencionada calle sin salida, hace entrada un camión de reparto y de dimensiones exageradas, causando la espectación de los pocos que estábamos allí presentes, para ser mas exactos, 3 personas. Entrada que por otra parte, causa asombro por las proporciones del vehículo y que hace pensar claramente que se ha equivocado de destino, pues vistas las medidas del camión y de la calle, todo indica que, o el conductor no está muy seguro, o su pericia al volante es indiscutible.
Los que vemos la situación, nos paramos a ver como continúa, pues está tomando un color divertido para todos menos para el desafortunado conductor, que al ver el lío en el que se ha metido, para el vehículo, y se baja de la cabina con la misma cara que si hubiera entrado en el pasaje del terror.
El primero en atenderle es un servidor, que llevo observando desde hace un rato las posibles maneras que tiene el camión para maniobrar y salir de allí. El camionero, un hombre educado, intenta eximirse la culpa diciendo que el GPS le ha jugado una mala pasada, pues él iba en dirección a un polígono industrial y el dichoso aparatito ha querido que aterrizara en esta calle sin salida. Mientras tanto, las otras 2 personas que miraban con atención se acercan al lugar, una de ellas exconductor de autobuses, y cuya máxima preocupación era colaborar para sacar de aquella situación al camionero.
Al final encontramos una solución, accediendo marcha atrás con el camión a la salida de un garage, y maniobrando durante varios minutos es factible que todo se solucione, y nos ponemos todos manos a la obra.
Durante dicha maniobra, va llegando a la calle algún vehículo (turismo) que extrañado espera la demora que el camión está creando, pero el momento estelar es la aparición del “listo del claxon” con el cuál me toca departir, por cercanía, y dicho sea, por merecimiento. Mi conversación es la siguiente siendo LC (El listo del claxon) y Yo (El que esto escribe):

LC: ¡¡Moooooooooooocccc!! (Sonido del claxón que algunos usan para manifestar su presencia ante la notable falta de vocabulario)
YO: Muchacho, ¿Que quieres que el camión levite? ¿Habrá que dejarle salir, no?
LC: ¿Pero como “sa metío” ahí?
YO: De frente, y ahora estamos intentando que salga.
LC: (Cara de emoticono del whatsapp, ante tan inesperada respuesta) (Todavía no se ha dado cuenta de que le estoy vacilando)
YO: Lo que podrías hacer es intentar ayudar, en vez de seguir molestando.

Fin de la conversación, no se dió por aludido y personalmente creo que su capacidad de raciocinio no daba para mas. Echó el freno de mano, y se quedó en el coche para rebuznar algo mientras el amable camionero se disculpaba una y otra vez al salir, con un gran sentimiento de culpa. Y ademas esperó a que pasara de largo y se reanudara la circulación para agradecernos la ayuda prestada. Todo quedó ahí.

Una vez pasada la situación, me puse a pensar en lo asquerosa que puede llegar a ser esta sociedad que cuando mas ayuda necesitas, peor llegará a tratarte. Pero mirándolo bien, he hecho un ejercicio de estadística y las conclusiones a las que he llegado tras el análisis, no son del todo malas:

– De cada 5 personas una es camionero y otra un listo del claxon. Las otras 3 solo observan.
– En cada situación de la vida donde cometas una cagada, habrá un mínimo de 3 personas dispuestas a ayudarte,y otra a emitir sonidos. Esta última puede ser un animal.
– De cada 5 personas, siempre hay una que cree en los fenómenos paranormales, como ver levitar un camión de 18 toneladas.
– En esta vida siempre hay una salida para todo, pero en ella te encontrarás a algun listo, o a varios.

MORALEJA: Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad, los GPS no.