CALENDARIO MANUAL Y GUÍA DE FORASTEROS EN MADRID

kalendario

foto vía todocolección.net

Como ya sabéis algunos, soy un apasionado de la ciudad de Madrid y de sus “cositas”. Y de vez en cuando y con tiempo libre, me pongo a toquetear el teclado a ver que me encuentro. En ocasiones acabo viendo videos de Rosendo, pero esta vez me topé con algo curioso.

Navegando me he encontrado este «Calendario manual y guía de forasteros en Madrid». Para que me entendáis un poco, y después de haber leído sobre el tema, es como la guía Repsol, pero solo para guiris y otros provincianos con caché, que visitaban la ciudad en los siglos XVIII y principios del XIX.

La publicación fue fundada en 1722 por un señor llamado Don Felix de Miraval y Espínola, un Marqués que dirigió la política española de la época durante el reinado de Luis I, un Rey que estaba más pálido que la frente de Iniesta.

kalendario 2

foto vía todocolección.net

Empezaba con el calendario gregoriano, el santoral de cada día y datos astronómicos. También contenía el jubileo de 40 horas, así como datos estadísticos de matrimonios, nacimientos y fallecimientos de las parroquias madrileñas, y un resumen de los enfermos en sus hospitales. Vamos, lo que viene siendo una fiesta en toda regla. Las gentes estarían locas por llegar Madrid y ver esta guía de bienvenida.

Tenía otra sección sobre los días en que la corte se viste gala, para que no te pillara el toro e ir un poquito a la moda y no dejar de ser “fashion”. Los días en que salían o venían los correos en la Estafeta General de Castilla. Y asimismo, incluirá los valores de las monedas españolas y sus valores de cambio con las más importantes de Europa.  El IBEX 35 de la época en formato papiro.

Desde 1768 le acompañará el Estado militar de España, con portada propia, con los nombres de los capitanes y tenientes generales del Ejército de Su Majestad. Por si querías que te detuvieran, nunca se sabe…

Con el tiempo, fue adquiriendo cierta fama y salía publicado de imprentas de mayor entidad, donde le insertaban grabados de los reyes y escudos de casas reales.

Bueno amigos, os dejo y espero que os haya gustado, que esta vez os he contado algo interesante y eso no pasa todos días. No os acostumbréis.

 

Sed felices 😉

 

Anuncios

SUSTOS A DORMIDOS.

 

 

Nada me hace más gracia que ver como asustan a alguien que duerme, y nada me puede dar más miedo que pensar que me lo puedan hacer a mí. Un susto a un dormido es lo más divertido para el que lo observa, y lo más criminal para el que lo sufre.

Tengo que reconocerlo, en mis ratos libres me gusta ver videos de Youtube donde dan sustos a gente que está durmiendo. En especial me atraen los que rozan el paro cardíaco. Esos donde hay petardos, explosiones, sonidos huecos, cacerolazos, disparos y ruidos estridentes. Que manera de reír (mientras no me lo hagan a mí).

Para amenizar el post os dejo una pequeña compilación PINCHANDO AQUÍ

Soy de esos que hace unos años era un gran amante de este tipo de putadas. Y además tenía un cerebro privilegiado para prepararlas. A día de hoy he madurado, o eso creo, y ahora hasta me dan pena los que las sufren. Pero mi “yo” interior dice, que cuando mis hijos alcancen cierta edad, voy a volver a pasármelo pipa. De hecho no os voy a engañar, ya tengo preparado algún sustito que otro, pero tengo que esperar a que crezcan para que no esté tipificado en el código penal…

Siento mucho que parezca tan cruel, pero el ser humano es así, no conocemos el humor del todo si no tiene un pequeño trasfondo coloreado de malicia.

Sed felices 😉

 

BASADO EN HECHOS REALES (Capítulo IV) El cuento del buen vecino.

2012-12-08 18.07.15

1ª Parte (Don Mariano)

Érase una vez un buen vecino, de nombre inventado (Mariano) cuyo comportamiento era ejemplar. El hombre cumplía con sus “obligaciones de buen vecino”. Tenía un trato cordial con los demás habitantes de la comunidad, e incluso se podría decir que su educación era exquisita para con los demás. Acudía a las reuniones de su junta de vecinos, exponía sus ideas, aportaba otras nuevas, cedía su sitio en el ascensor a otras personas mayores que venían con bolsas de la compra, mantenía la puerta del portal abierta si veía acercarse a algún conocido y le esperaba, saludaba con un amable buenos días en sus paseos matutinos, con una impecable sonrisa te daba las buenas tardes en el descansillo mientras sostenía del brazo a su anciana mujer, y nunca se le conocía pleito alguno con nadie. Podría decirse que era una suerte, en los tiempos que corren, compartir comunidad con un hombre de tan majestuosa calidad humana. Don Mariano era un ejemplo y todos lo sabían.

2ª parte (Macarra y su perro agresivo)

En la misma comunidad, desde hace menos tiempo, reside un tipo que ronda la treintena y que tiene muy poco trato con el vecindario. Macarra (nombre NO inventado) hacía cada día lo que venía en gana tanto en su casa como en el portal. Si bien en su casa ejercía todo su derecho, no así fuera de ella. A Macarra le gustaba avasallar al personal con miradas displicentes y una actitud más propia de un borrego que de un ser humano. Si te cruzabas con él en el ascensor y le dabas los buenos días, emitía una especie de sonido a modo de saludo. Paseaba con su perro de gran tamaño, y si llegaba a la puerta del portal antes que tú, era probable que te la cerrara en las narices. Tenía la educación de un homínido (que me perdonen los mismos) y vestía con una gorra que siempre llevaba con la visera hacia un lado (suponemos que no se abrá dado cuenta de que donde molesta el sol es en los ojos). Todo esto, lo hacía mientras caminaba por la urbanización como si apartara las gallinas, que diría el bueno de Leo Harlem.

Macarra vivía en un mundo paralelo, donde para él, solo existían sus leyes, y estas, no eran otras que el libertinaje puro y duro. Se reía en público del resto de sus vecinos en voz alta, cuando estaba en compañía de otros homínidos, y con una amplia carcajada que le hacía parecer un idiota, aunque esto último solo lo sabía el resto de la humanidad, él no. Pronto se daría de frente con aquello que los seres humanos denominamos «realidad»

3ª parte (El suceso)

Suponemos, y digo suponemos, porque no lo sabemos con seguridad, que Don Mariano y Macarra ya habían tenido algún encuentro anteriormente, y no precisamente amistoso. Pero según tenemos entendido, Don Mariano, siempre acompañado de su loable educación, había dejado pasar por alto varios de los desmanes de Macarra.

Cierto día, cuando yo accedía al portal, un totalmente desconocido Don Mariano se alzaba de puntillas, queriendo superar su 1,60 de estatura, para encararse con una persona a la que por el momento no había reconocido. Don Mariano, fuera de si, poseído por el mismísimo demonio y con los ojos inyectados en sangre, le decía a un, ahora acojonado Macarra, lo siguiente:

La próxima vez, entro a tu casa cuando estés ecuchando esa mierda de música a todo volumen, y te meto el brazo hasta el codo para que te la tragues entera

Yo no entendía nada. De hecho mi presencia puso fin a la discusión. Me limité a mirar a Macarra y a decirle a Don Mariano que se calmara. El hombre entró conmigo en el ascensor, y debido al nerviosismo, solo pronunciaba cuatro palabras inconexas:

—Tsss, mmmmm, el gilipollas, tssss me dice que la mierda, tsss la puerta, se la meto en la boca.—

No salía de mi asombro, Don Mariano, un hombre ¡Que digo! ¡EL HOMBRE! más ejemplar que me había cruzado hasta entonces, perdiendo los papeles y la educación delante de cualquiera. No podía ser…

4ª parte, y última (El desenlace)

Pasaban los días, y aún estaba afectado por aquella imagen del ejemplar Don Mariano encarado a Macarra. Sabía que todo aquello tenía una explicación, y tenía que encontrarla. Me faltaban piezas, pero tenía dónde ir a buscarlas. El conserje.

Tengo la suerte de vivir en una comunidad con conserjería, y allí está Fermín (nombre inventado de conserje) que se entera de todo sin salir de la caseta. Es una especie de vieja del visillo uniformada con un juego de llaves maestras.

Le conté lo que me había sucedido, y lo mucho que me había extrañado el comportamiento de Don Mariano. Fermín acabó por desvelarme la historia:

El bueno de Don Mariano comparte descansillo con Macarra. Han tenido varios encontronazos, que gracias a la educación de Don Mariano  se han sobrellevado con el paso del tiempo, hasta que la gota colmó el vaso. Volumen alto de la música, ruidos a altas horas de la madrugada, meadas del perro en el descansillo. Pero aquel día Don Mariano, se encontró a su mujer arrodillada frente a la puerta, recogiendo una mierda de perro del tamaño de una tortuga gigante de las galápagos. La buena mujer le había dicho a Macarra, que el “perrito” se había defecado en la puerta de su humilde hogar y que por favor recogiera los restos. Macarra, con su chulería habitual y acompañado por una superioridad física plausible, la respondió —Recójalo usted si quiere

Don Mariano, lleno de indignación, se puso unos guantes de fregar (así lo dice Fermín) y  dibujó un cuadro mitológico, o abstracto, no se sabe, en la puerta de Macarra, utilizando como pincel un guante de fregar, y como pintura, los excrementos del animal. Para que no hubiera duda de su autenticidad (nunca se sabe con esto de la piratería) Don Mariano  acompañó la obra de arte con un cartel que rezaba:

«LA PRÓXIMA VEZ TE METO LA MIERDA POR LA BOCA. MARIANO 3º A»

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado. FÍN

P.D: Todos convivimos en algún momento con un Don Mariano y un Macarra en nuestras vidas. Regala obras de arte.

Sed felices 😉

 

 

 

EXPERIMENTO SOCIAL. DESVELANDO EL MISTERIO DE LA FOTOGRAFÍA.

 

Son las 23:00 horas de un jueves cualquiera. Estoy leyendo la cuenta de Twitter del blog y de repente llega esta imagen a mi pantalla acompañada de un comentario. Me pongo a buscar, y no doy crédito a lo que leo….

Como estos días me estoy aburriendo demasiado, mi mente perversa imagina cosas con las que matar el tiempo, asi que decido colgar la fotografía en mi facebook personal acompañada del siguiente comentario:

“Al que adivine que es esto, le invito a una cerveza. La solución, mañana por la noche. Hablo en serio.”

Nada más lejos de la realidad, y de que los españoles por una cerveza somos capaces de cualquier cosa que nos propongamos, las respuestas empiezan a llegar en masa.

Creo que hacía mucho tiempo que no me reía tanto delante de un ordenador yo solo. Hubo contestaciones de todos los colores. Os las voy a ir poniendo numeradas. Y así, de paso, las detallo.

 

  1.  Un mueble de ikea. Creo que esto es lo que pensamos la mayoría al ver la imagen por primera vez. Pero falta un detalle amigos, la llave allen.
  2. Una nave espacial para el bebé. Aquí, una buena amiga, entró fuerte con su serie de respuestas, pero oye, que si ella dice que es eso, lo es.
  3. Algo para el niño, fijo. Segunda respuesta de mi amiga la de la nave.
  4. Estoy con el catálogo de ikea 2018 buscando cunas. Mi amigo sigue en Ikea. Espero que no se haya perdido.
  5. Una casa para el perro. Mi amiga la de la nave, parece haber aterrizado y ahora empieza a ver cosas más normales.
  6. Una mesita. Sorprendentemente alguien aplica algo de cordura, y de quien menos me lo esperaba.
  7. Una silla entonces. Sigue aplicando la lógica, me asusta.
  8. Son dos cajas o tres de carton y dos maderas o tres. Brutal mi cuñada, se quería ganar el refresco sin esfuerzo.
  9. ¡Un troncomovil! Ahora mi cuñado. Ya estamos todos, solo que él viene con los pies por fuera del coche.
  10. ¡Coño es fácil!… ¡Una puta caja de cartón del ikea!… ¡punto!. Siempre aparece alguien que aplica contundencia al asunto. Extraordinario.
  11. Una caja No por simple la respuesta deja de ser cierta. De hecho es eso. Pero NO.
  12. Una caja de pino. Ilimit matiza con el tema pino. Este comentario, acabó degenerando en otros varios sobre, pelos, morros y gafas. La conversación da para oto post.
  13. El embalaje de un electromestico. Mi madre, siempre tan práctica. ¡Que gran mujer!
  14. El primer trabajo del colegio de tu hijo. Mi amigo ha conseguido salir del Ikea. Ahora va a por todas.
  15. Ufff estoy hasta el coño de buscar por ahí. ¡Suelta por esa boca! Mi amiga la de la nave, a pesar de haber aterrizado, empieza a perder los papeles. Tensión.
  16. Productos tratados por el ser humano, procedente de árboles del amazonas. Mi amigo del Ikea, ha salido de allí con sed, y se intenta ganar la cerveza a toda costa
  17. (Comentario eliminado) Alguien intenta torpedear el juego vigilando mi cuenta personal de Twitter. Totem te odio por ello.
  18. Esta clarísimo, un transformador del continuo. Mi amigo de Córdoba me deja pasmado.
  19. Una guitarra de cartón y madera. El sufrimiento de un padre cansado de hacer manualidades.
  20. Coño te has pillado el DeLorean en Ikea y ahora a montarlo. Nostálgicos de «Regreso al futuro» ¡Siempre en mi equipo!
  21. Es una foto. Mi friki-amiga cordobesa, aplicando la lógica aplastante
  22. Claramente es un escritorio del ikea. Mi primo está a unos paso de mi amigo del Ikea.
  23. Eso, o un jamonero. Mi primo en Ikea  buscando jamoneros. Brutal.
  24. No se que coño es brother, pero lo que me estoy riendo. Mi hermana no tiene ni puta idea. Pero es feliz.
  25. Después de quedarme toda la noche sin dormir, pensando en que podría ser, he llegado a la conclusión de que es un desfragmentador de rayos gamma low cost. Esta respuesta se acerca más a lo que esperaba de mi amigo, el que aplicó la lógica.
  26. Es una estantería strömgœx del Ikea. Otro más en Ikea. Y hablando en sueco. ¡Chúpate esa!
  27. Es un condensador de fluzo. Otra más en «back to the future» ¡Grande V!
  28. Comentario borrado por intentar ganarte una cerveza por listillo. Otro que ha vigilado mi cuenta de Twitter para beber de gratis. NO.

¡ESPECTACULAR AMIGOS! El nivel de las respuestas es el propio de los amigos que deseo tener toda la vida. Pero ninguno acertó. Y es que era imposible. Una propbabilidad entre millones de pensar seriamente que esto podría ser…

LA SOLUCIÓN

¡ARTE! ¡UNA OBRA DE ARTE! Si, como lo oís. Pero eso no es lo peor. Seguramente para los nuevos gurús del arte moderno o conceptual, yo seré un ignorante y un inculto por no ver la magia escondida en una caja zapatos y 2 listones de madera de baja calidad.

En mi opinión, creo que esto es una tomadura de pelo y más cuando el autor de esta “obra”, creada en 2013 “Sin título” (Yo creo, que no sabía ni como llamarlo) ha sido galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas y ¡¡¡30.000 euros!!! ¡A C O J O N A N T E!

RESULTADOS DEL ESTUDIO

El primero de los resultados observados es que la mayoría de mis amigos y familiares son gente creativa y con una imaginación espectacular. Que me han ayudado mucho, y que están dispuestos a todo por una buena cerveza. Ya se la habían ganado mucho antes.

Y después de 28 respuestas, he podido observar lo siguiente:

  • Hay 3 personas que son fans acérrimas de regreso al futuro.
  • Unos cuantos se pierden en Ikea. Alguno consigue salir de allí, otro se acaba comprando un jamonero, y otro habla en sueco.
  • Se ven cajas de todo tipo, pino, madera, cartón y se puede acabar hablando de pelos, morros y gafas.
  • Una persona ha visto una nave espacial. Consiguió aterrizar.
  • Un padre está harto de hacer guitarras. Esto si que es para mí un Premio Nacional de Artes Plásticas.
  • La foto es lo más parecido a un montaje del Ikea, o al juguete de un niño.
  • Siempre habrá 2 lisssstos que te quieran reventar el juego para ganarse una cerveza. Ojalá os pongan garrafón a todos los bares que vayáis. Fijaros el mal que os deseo.
  • He observado que mi madre sigue siendo muy práctica. De lo contrario dejaría de ser ella.
  • Mi hermana no tiene ni puta idea, pero vive feliz. Debe ser porque mi cuñado la lleva en troncomovil. Así cualquiera

CONCLUSIÓN FINAL:

Nadie ha visto en esto una obra de arte. Tal vez exista un grupo de gente que nos está tomando el pelo, y con el dinero de muchos impuestos le otorguen 30.000 euros a un tipo que coloca 2 cajas de cartón encima de unos listones de madera.

Sed felices 😉

 

 

MUDANZAS

Los que me conocen dicen que soy bastante cabezota. De hecho, yo también lo pienso, lo que pasa es que a mí no me afecta directamente. Es algo parecido a aquel famoso dicho que leí en cierta red social «Cuando te mueres solo sufre la gente que está a tu alrededor, lo mismo pasa cuando eres imbécil». Pues digamos que mi cabezonería es algo parecido, la sufren los demás. Solo que en estos últimos tiempos he comprobado que con el paso de los días también me ha podido afectar a mí. Me explico.

Debido a una de esas carambolas de la vida, he tenido que hacer una mudanza, que en un principio se me antojaba algo fácil ¡Que iluso! ¿Verdad?

Podría decir que soy un experto en esto de los traslados. LLevo cinco o seis cambios de asentamiento a lo largo de mi vida, 4 ciudades diferentes, miles de kilómetros y siempre he sabido como montármelo, o casi siempre. De todas ellas, lo único que he aprendido es que siempre pierdes algo, y no, nunca aparece de nuevo.

Esta última era supuestamente la más fácil. Me voy a otro piso a corta distancia, de un piso pequeño a uno más grande, y además, tenía gente cercana que me podía ayudar. ¿Donde está el problema? ¿Que puede salir mal? Que te confías. Y eso es un error de los grandes. Muy grande. El más grande.

En una mudanza tienes que trazar un plan y marcarte unos plazos, y tenerlos bien claros, para no tener que desviarte lo más mínimo de ellos. Aunque siempre surge algo de última hora.

1. Para empezar has de saber que los objetos inanimados que te rodeaban en tu hogar, han cobrado vida y se han reunido en secreto para cachondearse de ti durante unos días. Algo así:

Mira como me busca por encima del armario el muy gilipollas— Le decía la lámpara al sofá mientras se escondía detrás del televisor.

2. Aquella pantalla de 42 pulgadas que te trajeron hace tiempo los Reyes Magos, ha cogido algo de sobrepeso, y no era tan fácil bajarla tú solo por el ascensor.

3. Aunque te hayas propuesto tener las cajas ordenadas por peso, zonas de la casa, vajillas, libros, etc… Has de tener en cuenta que ellas buscan su propia libertad y están dispuestas a desaparecer en cualquier momento.

4. De la misma manera que algunas cajas buscan su libertad, otras, están dispuestas a cruzarse en tu camino cuando estés transportando el material más frágil de tu hogar. Yo las llamo cajas traidoras. Ojo, pueden provocar lesiones.

5. Todos aquellos que te iban a ayudar con la mudanza, tienen muchas cosas que hacer «el día de la mudanza». Las p…. casualidsades, ¡mecachis!

6. Una mudanza es solo el origen del kaos, la batalla no ha hecho más que comenzar. Es una lucha a muerte entre tus cajas, tu vehículo para transportarlas y el ascensor donde tienes tu nueva residencia. Si lo tienes claro.

7. Una mudanza la planeas en un día,  la transportas en 1 semana y la terminas en 9 meses.

8. Si no tienes ascensor, los tiempos se multiplican automáticamente por 3, y las pérdidas, y las lesiones, y… bueno, voy a parar.

Aquí os he dejado unos cuantos puntos que os servirán de guía, o a lo mejor no os sirven para nada, como casi todo lo que escribo. Pero tened en cuenta una cosa, está científicamente probado que el 93% de las mudanzas sobreviven a las personas que las llevan a cabo.

Si, hoy me aburría y tenía que disfrutarlo.

 

Sed felices 😉

LA VUELTA AL COLE, DE LOS PADRES.

lápiz-del-borrador-de-los-sacapuntas-4445966-1

Si amigos. Cuando ya casi habías olvidado de que existía, aparece de nuevo el mes de septiembre para devolverte de un zarpazo a la cruda realidad. Los libros, las pinturas, las mochilas, etc. Amigos, amigas, el cole… ha vuelto.

Yo no soy ese tipo de padre que suele decir aquello de «Que ganas tengo de que empiecen el cole» ni mucho menos. No se si será porque tengo un recuerdo nefasto de aquella prisión infantil/juvenil, o porque mi amor por los libros nació fuera de las aulas, lugar, en el que ni mucho menos aprendí a cogerles cariño, más bien, todo lo contrario.

De hecho, y gracias a lo que describo en el párrafo anterior, me considero un padre de lo más comprensivo con mis hijos. Cuando me dice mi hijo «Papá no quiero ir al colegio» me dan ganas de responderle: «Lo entiendo hijo, se que es un coñazo enorme y que entre todos los mayores te obligamos a ir a un lugar donde te tienen retenido en contra de tu voluntad. Además de todo eso, te van a enseñar muchas cosas que no te servirán absolutamente para nada a lo largo de tu vida, y que en el único sitio donde lo pasarás bien es en el patio, cuando te dejen liberar toda la adrenalina, podrás comerte tu bocadillo y ser inmensamente feliz desparramando junto con tus amigos» Acto seguido me fundiría en un abrazo con él, y lo sacaría de allí echando leches si no estuviera penado por la ley.

De la misma manera, os he puesto en negrita y cursiva, el mensaje que estoy obligado a darle a mi hijo como padre (Y a mentirle).

Seamos sinceros, no soy ningún irresponsable. Soy realista. Por favor, no me vengáis con el cuento de que allí se forman como personas. Si yo me hubiera formado en consonancia con algunos de mis profesores, sería ahora mismo una mezcla de Gárgamel, Darth Vader, y el peor orco del Señor de los anillos. Entiendo que hay gente que guarda un buen recuerdo del colegio, y lo acepto. También hay gente que le gusta la tortilla sin cebolla, y no está tipificado como delito en el Código Penal, como veis, el mundo nunca fue todo lo justo que necesita ser…

Y ahora, responded:

– ¿Alguien ha vuelto a usar el transportador de ángulos?

– ¿En vuestra vida cotidiana que importancia tienen las ecuaciones, las raíces cuadradas y el mínimo común múltiplo?

– ¿Habéis conocido un par de catetos que estén cuadrados y conozcan a una tal hipotenusa? ¿Alguien le puso a su hijo Pitágoras? No se, esto es por acercar posturas y sacarle algo de utilidad al teorema.

– ¿Conocéis a algún sujeto que haya predicado algo?

– ¿Seguís entrando al trabajo de la mano del de delante?

– ¿Alguien volvió a hablar de la estratosfera en su vida, hasta que a un loco llamado Felix Baumgartner se le ocurrió saltar desde ahí arriba?

Podría estar todo el día haciendo preguntas absurdas. De hecho creo que si me lo propusiera, lo lograría durante una semana entera, parando solo para comer y dormir. Pero tranquilos, a vuestros hijos los están convirtiendo en hombres y mujeres de provecho, aunque les guste el colegio lo mismo que a vosotros. Y eso que ahora en los colegios tienen periodos de adaptación, van al cine, al teatro, tienen la semana blanca, la fiesta del agua, carnaval, el día de la castaña… Y creo que con el tiempo llegarán a organizar despedidas de soltero.

Sed sinceros, lo único que os gusta del colegio es que no están en casa, dando por c… y claro, eso está muy bien. Aunque cuando volváis a vuestro colegio particular (el curro), a la mayoría os gustaría que aparecieran Doc y Marty McFly en el Delorean, para que os llevaran un mes atrás en el tiempo, y poder volver a chapotear con vuestros pequeños guerreros en la playa y en la piscina.

Yo este año he debido chapotear más de la cuenta, y aquí estoy con la espalda como un siete, sentado, contando todas estás tonterías, que una vez más, no debéis tener en cuenta. Feliz vuelta al cole.

 

Sed felices 😉

 

 

NUNCA LLUEVE AGOSTO DE TODOS

índice

Miren ustedes. El título no tiene nada que ver con lo que iba a escribir, de hecho, no es mas que una payasada que se me ha ocurrido al ver que hace una año que no escribo en el blog. Y ya saben, he visto que la última vez fue en agosto, y que ahora vuelve a serlo (es lo que tienen los años, que repiten siempre los mismos meses), y en fin, pues eso…muy coherente todo.

Es más, no se ni sobre lo que iba a escribir. Bueno, escribir he escrito, pero lo tengo todo guardadito en un baúl, donde si a alguien se le ocurre meter la mano, lo mismo solo saca el codo. Lo que no he hecho es publicar, porque para lo indeseable del que les escribe, y los indeseables que me leen, fíjense donde vamos a parar.

«PAUSA» ¿PUBLI-CAR? ¿Podría ser una agencia para el alquiler de vehículos? Iré más allá. ¿Alguien había hecho esta mierda de chiste antes? Bien, sigamos.

Por donde iba… Ah si, agosto…o las publicaciones. Bueno, da igual. Que tenía por fin un ratito libre, entre estudios, mudanzas, niños, pintura, taladros y otras cosas… Yo solo encuentro relajación aquí, contando mis miserias. O eso quiero haceros creer.

Bueno, que me lío. El mes de agosto, muchos estaréis en la playa, otros en la montaña, y otros muchos, en casa. Esto ya no es lo que era. Ahora en agosto abren hasta los comercios. En mis buenos tiempos, los 90 y tal, no abría ni Javi el de las pipas, que no vendía una mierda durante el año, pero sus vacaciones eran sus vacaciones. Aunque estuviera en casa, pero no se movía. Bueno, en la tienda tampoco se movía, pero ese es otro tema. Javi un día cerró la tienda de pipas y chuches. Ya no abrió nunca más. Aunque eso pasó en diciembre, pero queda muy bien como reseña.

Lo que quiero decir es que los «agostos» están devaluados completamente. Vas a los centros comerciales y hay gente. Vas a Madrid y no hay aparcamiento. Vas a los museos, y están llenos, etc… En los 90, mi época y tal, salías por la tarde a dar un paseo por Madrid, y las ratas se asomaban por las alcantarillas para decirte  — ¡Vuelve a casa idiota!  ¿No ves el calor que hace?

En fin, que ahora hace hasta menos calor. Estuve hace poco en el parque de atracciones, y ni eso es como antes. Aún recuerdo aquellas largas colas donde se te borraba la calcamonía o calcomanía (o como cojones se diga) solo de pasarte la mano por la frente cuando sudabas. Ahora mientras esperas para subirte a la lanzadera te echan vaporcito para amenizar la espera. Flojos. Aquí los calvos hemos salido ganando de todas-todas.

Recuerdo aquellos agostos de barrio periférico madrileño. No salíamos a la calle hasta las 20:00 de la tarde, cuando bajaba el sol y hacía una temperatura más leve, unos 38ºC a la sombra. Eso sí, las noches eran más largas. Mis padres nos dejaban hasta bien entrada la madrugada, para compensar las horas perdidas por la tarde. Y allí, en aquellas frescas noches de 30ºC nos juntábamos todos en el parque del barrio. Los niños, las niñas, las ratas de las alcantarillas…éramos un todo en uno. Una suerte de ecosistema perférico.

Bueno, pues eso que los agostos están de capa caída. Por cierto, intentaré coger el ritmo para seguir escribiendo. Espero que esta temporada, no sea tan emocionante como la última. Besos, abrazos o lo que os toque.

Sed felices. 😉